sábado, 16 de diciembre de 2017

El idioma de los dioses. Nach

Si estoy solo tu me acojes eres mi fiel compañía,
me hablas sincera y me esperas cuando empieza el día.
Mi guía, mi faro de Alejandría, si me ves perdido
te miro y elimino la tristeza en un suspiro.

Das sentido a mi existencia, tú desobediencia,
tú, sola presencia merece mi reverencia,
tú me diste un don, fuiste mi espada,
siempre encerrada en tu prisión si la inspiración faltaba.

Desde la nada me abrazas, no prohibes ni amenazas
tan romántica y auténtica, tú nunca te disfrazas
como un hada y un verdugo firme escudo en la batalla,
tú, a quién acudo si otros fallan.



Me das retos, aventuras y responsabilidad,
me das éxito y dinero me quitas la intimidad,
me exiges crear, me haces temblar, soñar, me curas
me eliges para hablar si las calles están mudas.

Me desnudas con ternura y siento tu tacto y tu olor,
si te veo volar libre entre la voz de un cantautor
eres Ópera y Flamenco, eres todo lo que tengo y te amo,
mientras brotas entre las notas de un piano.

Y me desintegras pintando estas noches negras,
me alegras, me invades, me evades, alejas las tinieblas
y me resucitas siempre, nunca me mientes
eres el recipiente donde lágrimas se vierten.

Eres Tango y eres ritmo vives en do, re, mi, fa
impredecible compás cuando te vistes de Jazz,
llegas y me das ógixeno, mi único somnífero
si el mortífero estrés tensa mis músculos, discípulo



de tu inmensa maestría cuando no te conocía,
como podía vivir sin percibir tu melodía
fuiste mía y solo mía en mis horas de miseria,
compones la banda sonora de esta tragicomedia.

Tú reina entre mil reyes, cumbre de mis valles,
me levitas y asi evitas que tanto odio me ametralle
tú, si eres Hip-Hop muestras denuncia y carisma,
pero te vistes de clásica y sigues siendo la misma.

Eres tú, mi suerte, eres tú, tan fuerte, eres tú, tú, tan diferente
surges y de repente la vida olvida a la muerte.
Imposible de tenerte si naces de un pentagrama,
si el drama yace en mi cama me abres enormes ventanas,

tu llama jamás se apaga, luz de eterna juventud
cuando llores punteando una guitarra de Blues.
Eres tú, la rabia sucia y rasgada de Kurt Cobain
el compromiso sincero de Marvin Gaye,

la grandeza de John Coltrane improvisando con el saxo,
la mirada niñada en los ojos de Michael Jackson.
Y es que tu son me sedujo, tu luz me dejo perplejo y caí,
reviví como el sol en forma de Soul y R&B

bebí de tí el elixir y resistí los golpes,
si fui torpe encontre por fin mi norte, mi soporte.
Entre acordes de Mark Knopfler redobles de Hanckock Herbi,
de Vivaldi hasta Elvis, desde Verdi hasta Jack Berry.

Inmortales piezas musicales hacen que el tiempo se pare,
estallan como bombas provocando ondas letales
de esperanza, de aliento y vida, mi gran amiga
solo tu haces eficaces todas las frases que diga,

mi balanza, mi paz, mi druida, en la fatiga
solo tu haces realidad los sueños que yo persiga.
Y es que sin ti no hay destino, solo piedra y mil caminos,
sin ti, soy un mimo temblando en el camerino.

Pero tu acojes mis voces si me ves desorientado,
y bailas conmigo un Vals igual que dos enamorados.
Eres la llave inmortal que abre este mental presidio,
desde Tiste-tutanclan hasta el ójala de Silvio.

Envidio el poder que impones en canciones
despiertas mis emociones, con creaciones de Ennio Morricone.
Sensaciones sin control cuando eres Rock n' Roll,
el erotismo de un bemol en la voz de Diana Krall

el solo de guitarra eléctrica que el silencio rompe,
la armónica que esconden las manos de Steve Wonder.
Te vi dónde todo acaba y Nada Sira con Black Sabbath
respiras vida con la calma que inspira Bob Dylan,

oscilas y posees a James Brown mueves su cuerpo,
junto a Freddy Mercury, Ray Charles jamás habrán muerto.
Y es cierto da igual que suenes con un arpa o un acai,
con la clase de Frank Sinatra o de Barry white.

Eres la métrica enigmática que envuelve mi ser y lo salva,
el idioma con el que los dioses hablan, eres música.




viernes, 15 de diciembre de 2017

Me equivoque al quererle. Miguel Poveda y Vanesa Martín

Me equivoque al quererle, yo no estaba sola. 
Me equivoque al sentir, las huellas de sus ojos por mi boca. 

Tenia el tacto metido en la piel y no pude negarme, 
Nacía imprudencia por cada intención de venir a ganarme 
Guarde toneladas de dudas y nervios bajo la ropa 
Y a medias fui otra 

Tiraba de mi con la fuerza de aquello que mueve montañas, 
Mientras la vida más pura y más vida jamás me dejaba 
Me equivoque al querer, la inercia de mi piel... 

Llévenme ahí río abajo, 
Junto mis muñecas a la altura de mi cara 
Con vergüenza y rabia declaré a este amor una emboscada 

Llévenme ahí río abajo, arranque la soledad y me cure 
Sentir no entiende de dominios 
Quien tumba al perdedor desde su cumbre 

De tierra y sal puñados para tomar conciencia 
Dolor envuelto en la misma saliva, que demandaba urgencias 
Me equivoque señores 
Si no merezco asiento no no no, no me perdonen, no me perdonen. 

Sude por sus mejillas y todo discurso se quedó en borrones 
Me equivoqué, me equivoqué, me equivoqué 
Ame hasta su forma de callar...de callar mi nombre

domingo, 10 de diciembre de 2017

El equilibrista. Benjamín Prado



El equilibrista

Hoy me ha dado mi amor dos órdenes distintas:

no olvides que te quiero y olvídate de mi.

Yo intento obedecerla,

partirme en dos y ser como el ángel de Borges

que volaba a la vez a Oriente y Occidente,

al norte y al sur.

Partirme en dos

y que uno de ellos siempre pueda matar al otro

para seguirla a ella,

para poder creer que no se ha ido.

Al hombre que no olvida que le quieres

no lo van a vencer ni el tiempo

ni la duda;

no podrá la tristeza cavar en el sus minas

ni el desánimo abrir sus embajadas.

Disipará las sombras,

simplemente,

con escribir tu nombre:

como cuando corrige la oscuridad del mundo

la gramática blanca de la nieve.

El hombre al que suplicas que te olvide

sufrirá la distancia,

la amargura,

el silencio implacable que latido a latido

forma su perla negra dentro del corazón.

Quererte será igual que beber con las manos:

El agua que detenga no va a calmar su sed

y el agua que se escape

se llevará su vida.

Cuando llega la noche,

los dos sueñan que son el general que extiende

sobre tu piel

los planos del deseo.

Y al despertar, recuerdan que tu eres su horizonte

y te buscan,

y siguen tu camino:

jamás se va rendir

quien sabe que no hay muerte más hermosa

que morirse sin ti

mientras te espera.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Un asunto de honor. Arturo Pérez Reverte




NOSOTROS EN LA Noche. Kent Haruf



Y entonces llegó el día en que Addie Moore pasó a visitar a Louis Waters. Fue un atardecer de mayo justo antes de que oscureciera.

Vivían a una manzana de distancia en la calle Cedar, en la parte más antigua de la ciudad, con olmos y almezos y un arce que crecían a lo largo del bordillo y jardines verdes que se extendían desde la acera hasta las casas de dos plantas. Durante el día había hecho calor, pero al anochecer había refrescado. Addie recorrió la acera bajo los árboles y giró ante la casa de Louis.

Cuando él salió a la puerta, Addie le preguntó: ¿Puedo entrar a hablar de una cosa contigo?

Se sentaron en el salón. ¿Te traigo algo de beber? ¿Un té?

No, gracias. Puede que no me quede el tiempo suficiente para beberlo. Addie miró a su alrededor. Bonita casa.

Diane siempre tenía la casa bonita. Yo lo he intentado.

Sigue bonita. Hacía años que no entraba.

Addie miró por las ventanas al jardín lateral donde caía la noche y a la cocina donde una luz brillaba sobre la pila y las encimeras. Todo estaba limpio y ordenado. Louis la observaba. Era una mujer atractiva, a él siempre se lo había parecido. De joven había tenido el pelo moreno, pero ahora era blanco y corto. Todavía conservaba la figura, aunque algo rellenita en la cintura y las caderas.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Te preguntarás qué hago aquí, dijo ella.

Bueno, no creo que hayas venido a decirme lo bonita que está la casa.

No. Quiero proponerte algo.

¿Sí?

Sí. Tengo una propuesta.

Vale.

No es de matrimonio, dijo ella.

Tampoco se me había ocurrido.

Pero es un tema casi matrimonial. Aunque ahora no sé si podré. Estoy echándome atrás. Se rió un poco. Muy del matrimonio, ¿verdad?

¿El qué?

Lo de echarse atrás.

Puede.

Sí. Bueno, lo digo y punto.

Te escucho, dijo Louis.

Me preguntaba si querrías venir alguna vez a casa a dormir conmigo.

¿Cómo? ¿A qué te refieres?

Me refiero a que los dos estamos solos. Llevamos solos demasiado tiempo. Años. Me siento sola. Creo que quizá tú también. Me pregunto si vendrías a dormir por la noche conmigo. Y a hablar.

Él se la quedó mirando, contemplándola, curioso, cauto.

No dices nada. ¿Te he dejado sin respiración?, preguntó ella.

Supongo.

No estoy hablando de sexo.

Me lo preguntaba.

No, sexo no. No lo enfoco así. Creo que perdí el apetito sexual hace tiempo. Yo hablo de pasar la noche. De acostarse calentitos, acompañados. Meterse juntos en la cama y que te quedes toda la noche. Las noches son lo peor, ¿no crees?

Sí. Ya lo creo.

Al final termino tomando pastillas para dormir y leo hasta muy tarde y luego al día siguiente estoy grogui. No sirvo para nada.

He pasado por lo mismo.

Pero creo que si hubiera alguien conmigo en la cama podría dormir. Alguien agradable. Por la cercanía. Charlar de noche, a oscuras. Addie esperó. ¿Qué te parece?

No sé. ¿Cuándo quieres empezar?

Cuando quieras. Si es que quieres, añadió. Esta semana.

Deja que me lo piense.

De acuerdo. Pero avísame el día que vengas, si vienes. Así estaré preparada.

De acuerdo.

Espero tu respuesta.

¿Y si ronco?

Pues roncarás o aprenderás a dejar de roncar.

Él se rió. Sería una novedad.

Addie se levantó y salió y regresó a casa, y él se quedó observándola desde la puerta, una mujer de setenta años, complexión media y pelo blanco alejándose bajo los árboles iluminada a trozos por la farola de la esquina. La leche, dijo Louis. No te embales.
2

Al día siguiente Louis fue a la barbería de Main Street a cortarse el pelo, más o menos a la moda, y le preguntó al barbero si todavía afeitaban y como le dijo que sí también se afeitó. Después se fue a casa y telefoneó a Addie y le dijo: Si aún te parece bien, pasaré esta noche.

Sí, está bien. Me alegro.

Louis cenó ligero, solo un bocadillo y un vaso de leche, no quería sentirse lleno y pesado en la cama de Addie, y luego se dio una ducha caliente y larga y se frotó a conciencia. Se cortó las uñas de las manos y de los pies y ya de noche salió por la puerta trasera y enfiló el callejón cargado con una bolsa de papel con el pijama y el cepillo de dientes. El callejón estaba a oscuras y los pies arañaban la grava. Se veía una luz en la casa del otro lado y Louis distinguió a una mujer de perfil junto a la pila de la cocina. Entró en el patio trasero de Addie Moore, pasó de largo ante el garaje y el jardín y llamó a la puerta de atrás. Esperó bastante rato. Por la calle de delante pasó un coche con los faros encendidos. Louis oía a los estudiantes saludándose a bocinazos en Main Street. Entonces se encendió la luz del porche y la puerta se abrió.

¿Qué haces aquí atrás?, preguntó Addie.

Pensé que sería más difícil que me vieran.

Me da igual que te vean. Se enterarán. Alguien te verá. Ven por la entrada principal de la calle delantera. He decidido no hacer caso de lo que piense la gente. Le he prestado atención durante demasiado tiempo… toda la vida. No pienso seguir viviendo así. Por el callejón parece que estemos haciendo algo malo o vergonzoso.

He sido maestro de pueblo demasiado tiempo, dijo él. Es por eso. Pero vale. La próxima vez vendré por delante. Si hay una próxima vez.

¿Crees que no la habrá? ¿Es solo un rollo de una noche?

No lo sé. Quizá. Salvo por el sexo, claro. No sé cómo irá.

¿No tienes fe?, preguntó ella.

En ti sí. Puedo confiar en ti, ya lo veo. Pero no estoy seguro de que esté a la altura.

¿Qué estás diciendo? ¿A qué te refieres?

Al valor. A estar dispuesto a arriesgar.

Bueno, pero has venido.

Cierto. He venido.

Pues entonces será mejor que entres. No vamos a quedarnos fuera toda la noche. Aunque no tengamos motivos para avergonzarnos.

Louis cruzó el porche por detrás de ella hasta la cocina.

Tomemos una copa, propuso Addie.

Excelente idea.

¿Te gusta el vino?

Un poco.

Pero prefieres una cerveza.

Sí.

La próxima vez compraré cerveza. Si hay una próxima vez, dijo ella.

Louis no supo si era en broma o en serio. Si la hay, repitió.

¿Prefieres blanco o tinto?

Blanco, por favor.

Addie sacó una botella de la nevera y sirvió media copa para cada uno y se sentaron a la mesa de la cocina. ¿Qué llevas en la bolsa de papel?

El pijama.

O sea que como mínimo estás dispuesto a intentarlo una vez.

Sí. Exacto.

Se bebieron el vino.

¿Quieres más?

No, creo que no. ¿Me enseñas la casa?

Quieres que te enseñe las habitaciones y la distribución.

Solo quiero saber dónde estoy.

Para poder escabullirte de noche si hace falta.

Pues no, no se me había ocurrido.

Ella se levantó y él la siguió hacia el comedor y el salón. Luego Addie lo acompañó a los tres dormitorios de arriba, la habitación grande delantera con vistas a la calle era la suya. Dormíamos aquí, explicó Addie. Gene tenía el dormitorio de atrás y el otro cuarto lo usábamos como despacho.

Había un baño al fondo del pasillo y otro junto al comedor de la planta baja. La cama del dormitorio era doble y tenía una colcha de algodón fino.

¿Qué te parece?, preguntó Addie.

Es más grande de lo que imaginaba. Con más habitaciones.

Para nosotros estaba bien. Vivo aquí desde hace cuarenta y cuatro años.

Os instalasteis dos años después que Diane y yo.

Hace una eternidad.
3

Voy un momento al lavabo, dijo ella.

Mientras Addie estaba fuera Louis miró las fotografías de la cómoda y las que colgaban de las paredes. Fotos de familia con Carl el día de la boda, en la escalinata de la iglesia. Los dos en la montaña, junto a un arroyo. Un perrillo blanco y negro. Había conocido a Carl por encima, un tipo majo, bastante tranquilo, hacía veinte años vendía seguros agrarios y de otras clases por todo el condado de Holt, lo habían elegido alcalde de la ciudad dos legislaturas. Nunca llegó a conocerlo a fondo. Ahora se alegraba de no conocerlo bien. También había fotografías de su hijo. Gene no se parecía a ninguno de los dos. Era alto y flaco, muy serio. Y dos fotografías de la hija de joven.

Cuando Addie regresó, él dijo: Yo también voy al lavabo. Entró y fue al baño y se lavó escrupulosamente las manos y sacó una dosis minúscula de dentífrico y se cepilló los dientes y se quitó los zapatos y la ropa y se puso el pijama. Colocó la ropa doblada sobre los zapatos y lo dejó todo en el rincón detrás de la puerta y volvió al dormitorio. Ella se había puesto el camisón y se había metido en la cama, con la lamparilla encendida y la luz del techo apagada y la ventana entreabierta. Entraba una brisa suave y fría. Louis se quedó de pie junto a la cama. Ella apartó la sábana y la manta.

¿Vas a acostarte?

Lo estoy pensando.

Se metió en la cama, a un lado, tiró de la manta y se tumbó. Todavía no había dicho nada.

¿En qué piensas?, preguntó ella. Estás muy callado.

En lo raro que es esto. Es nuevo estar aquí. Me siento desconcertado, y algo nervioso. No sé en qué pienso. En un montón de cosas.


jueves, 26 de octubre de 2017

Oscar Santos Payán. Fotografía de Calcuta

Sé de dónde eres
pero no distingo el suelo que pisas.
Sé que hay sueños en la madeja de tu pelo,
que no es suciedad lo que te arropa
sino nuestras inoportunas sombras.

Sé que no pides con tu mirada,
enseñas tu futuro,
los pliegues duros de tu infancia,
tus diminutas manos que esconden
un poderoso secreto en cada pulsera.

No sé tu nombre,
en realidad sólo sé que no
te abrocha el vestido de la vida
y que al mirarme has encogido mis tallas
para soñarte en un pijama todas mis noches.

No sé tu nombre

domingo, 22 de octubre de 2017

La matematica de la carne. Rayden (he dejado una versión de spotify)

Fuimos a hacer el amor Y parece que volvimos de la guerra Me sentí astronauta cuando me abriste la puerta Perdida en tus lunares diciendo adiós a la tierra Borrando en el felpudo el camino de migas Para que nadie siga el rumbo que entreven tus piernas Cuando caminas punto a punto formando una linea Una recta entre mis curvas y tus indirectas, con puntería 

Así que te haré el humor hasta llegar al orgasmo

Volaron los minutos teniéndote cerca 

Ocultos y jugando mudos juntos a ese "truco o prenda" Con el lenguaje de las manos Leyendo en braile cada surco de piel Pero tambien tus labios Vivimos sin horarios, lejos de calendarios Versos de pasion y no de aniversario Todo lo que no te dije lo hice Cicatrices que aun recuerdo, sueños Cuando despertamos vecindarios. Mi más sentido bésame, bésame, besayúname 

Ayudame a deshacer la cama 

Te comería a versos pero me tragaría mis palabras Por eso mejor dejarnos sin habla Perdí el sentido del amor pero no del sarcasmo Así que te haré el humor hasta llegar al orgasmo Que he visto enamorados ojos de legañas Pero no hay mejores brindis que los que hacen tus pestañas Estas en mi lista de sueños cumplidos Y en el de pecados compartidos Rompamos juntos la barrera del sonido Cuando el gemido se coma a el ruido y Hagamos juntos todas las maldades La dieta de los canibales Soy de los que siempre creyó en las señales Por eso pegame, muerdeme, dejame cardenales (Oh oh, oh oh...) 

Mi más sentido bésame, bésame, besayúname Ayudame a deshacer la cama Te comería a versos pero me tragaría mis palabras Por eso mejor dejarnos sin habla Perdí el sentido del amor pero no del sarcasmo Así que te haré el humor hasta llegar al orgasmo Que he visto arrejuntarse el hambre con las ganas Pero no hay mejor skyline que verte tumbada. 
(Oh, oh) Bésame, bésame Besayúname

viernes, 20 de octubre de 2017

Beret. Coseme

Yo sé que me miras pero no me ves. 
Yo quería tu parte, no partirme en cien. 
Tú prefieres: "aquí quedo" a "quédate". 
Yo prefiero antes la herida que la piel. 

Yo digo mañana, todo saldrá bien. 
Tú sigues diciendo no olido el ayer. 
A ti te siguen matando dudas, 
y yo con la alma desnuda, 
diciéndote vísteme. 

Solo dime cuando, 
no me digas donde, 
miraremos juntos, 
el mismo horizonte, 
vamos dando saltos, 
sin tener un norte, 
solo somos fuerzas, 
juntas que se rompen. 

Y aquellos planes que no hicimos porque sé 
que no hay destino alguno que nos siente bien. 
No es contigo en el camino, 
es caminar solo conmigo y que te vengas 
tú también. 

Quiero bailar con la suerte y que me diga 
que se viene aunque ella me pise los pies. 
Y aun solo error de acertar parece que te fallé. 
Y así fue, 
que siempre me empeño en volver, 
sabiendo que puedo perder, 
sabiendo muy bien que se rompe. 

¿Sabes qué? 
Te estoy diciendo cóseme 
que cierres lo que abriste bien, 
no que hagas como que te escondes. 

Solo dime cuando, 
no me digas donde, 
miraremos juntos, 
el mismo horizonte, 
vamos dando saltos, 
normal que me importe, 
si te estoy buscando, 
y ahora en mí te escondes. 

Solo dime bien, 
si me quieres cuanto, 
porque ya no se. 
Dices no es pa' tanto, 
pero pa' mi lo es, 
y ahora dime, 
¿salto o me quedo en tu piel? 
Algo dice vete y yo digo átate. 


Todos tenemos esa persona que nos hizo 
mil pedazos y nos dijo, 
ahora constrúyete. 
Yo solo quería cambiar de aires, 
no necesitar de tí, 
si quiero respirar también. 

Dices que no dependes de nadie, 
pero eso solo lo dices, 
pa' pensar que te quieres lo sé. 
Ya no puedo contenerme, 
con tenerte ya está bien. 

Yo sé que me miras pero no me ves. 
Yo quería tu parte, no partirme en cien. 
Tú prefieres: "aquí quedo" a "quédate". 
Yo prefiero antes la herida que la piel. 

Yo digo mañana, todo saldrá bien. 
Tú sigues diciendo no olido el ayer. 
A ti te siguen matando dudas, 
y yo con la alma desnuda, 
diciéndote vísteme. 

Vísteme. 
Vísteme.

sábado, 14 de octubre de 2017

Letra Mi Principio y Fin - Marta Quintero



Pensar en ti, y es como rozar el aire del suspiro 
que me has dedicado solo a mí, es como hallar el infinito 
y llegar a navegar sobre las aguas que jamás pudiste ver. 
Pensar en ti, y es regocijarme en lo profundo 
de encontrarme cara a cara frente a ti, 
despertar cada mañana y dejar mi aroma en tu cama 
y olvidarme de que existe y algo más 
que no seas tú, ni tu luz, 
que me eleva a donde estés 
porque sé que sin ti 
se me escapan los detalles de vivir. 

Eres fuego que quema en mi piel, 
eres quien me enseñó a querer, 
despiertas mis sentios, que eres agua para mi sed, 
anda y bésame, que descubra que soy tuya 
porque muero por saber qué soy pa ti, 
tú eres mi mundo, mi principio y mi fin 
y lo eres todo cuando tú estas junto a mí, 
ganas de vivir y lo eres todo, mi principio y mi fin. 

Pensar en ti, 
es amanecer envuelta en ganas de fundirme 
entre el aroma de tu piel, 
desgranar una mirada y un te quiero a media voz 
mientras me pierdo entre lo intenso de tu olor. 

Pensar en ti, es robar la eternidad del mundo 
para descubrir la magia de tu ser, 
no hay camino sin tu huella ni destino si no estas, 
ya no consigo una vida en la que 
no existas tú, ni tu luz, 
que me eleva a donde estés porque sé que sin ti 
se me escapan los detalles de vivir. 

Eres fuego que quema en mi piel, 
eres quien me enseñó a querer, 
despiertas mis sentios, que eres agua para mi sed, 
anda y bésame, que descubra que soy tuya 
porque muero por saber qué soy pa ti, 
tú eres mi mundo, mi principio y mi fin 
y lo eres todo cuando tú estas junto a mí, 
ganas de vivir y lo eres todo, mi principio y mi fin.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Sueña. Miguel Campello

Sueña que 
Y el amor no sa perdío... 
Y aunque de el 
Sólo quedan telarañas en la pared Y una foto y en la que me sonreía 
Sueña que si vuelve todo estará bien. 

Por volver a tirar piedras al río
Y acabe al final con la montaña de papel 
A cachitos rotos que te llevas míos 
Por volver... 

Fue dinamitando la ciudad 
Fue como ese monstruo de papel 
Y fue tan lejos que al final se fue 
Y ahora ya no puede volver 
Y otra vez. 

Fue dinamitando la ciudad 
Fue como ese monstruo de papel 
Fue tan lejos que al final se fue 

Y ahora ya no puede volver. 

Tú que vienes apagándome la luz 
Anda devuélveme las ganas de vivir 
Y los cachicos rotos que te llevas míos 
Deja que se pare el tiempo. 

Tú que vienes apagándome otra vez 
Hay que me pones del derecho y del revés 
Que me mentiste en tó lo que prometías 
Y otra vez... 

Fue dinamitando la ciudad 
Fue como ese monstruo de papel 
Fue tan lejos que al final se fue 
Y ahora ya no puede volver 
Y otra vez 
Me recompongo. 

Dinamitando la ciudad 
Fue como ese monstruo de papel 
Fue tan lejos que al final se fue 
Y ahora ya no puede volver.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Espineta. Miguel Campello

Yo soy la espina que se clava en tu costao

yo soy el llanto del que llora derrotao

Soy el silencio y el cristal que te ha cortao

Soy tu mirada y no soy na’

De azul voy a pintar las tardes negras

Y el cielo será un mar lleno de estrellas

De miel seran tus besos,



de miel las velas que alumbran la oscuridad

mientras tu duermas...

Soñamos juntos de mil maneras

nos dimos tanto que tanto queda

Fuimos el miedo que en primavera

tienen las hojas cuando el viento se las lleva



pa el sur se las lleva...



Mientras tu quieras estaré contigo

que yo estaré contigo

Y mientras tu quieras que yo estaré contigo

yo estaré contigo.



De azul voy a pintar las tardes negras

Y el cielo será un mar lleno de estrellas

De miel serán tus besos,

de miel las velas que alumbran la oscuridad

mientras tu duermas...



De azul voy a pintar las tardes negras

Y el cielo será un mar lleno de estrellas

Quizá al amanecer se va contigo

pero al anochecer se va con ella.

sábado, 12 de agosto de 2017

Artics monkeys. Do I wanna know? (canción)

Have you got color in your cheeks?
Do you ever get that feelin' that you can't shift the tide
That sticks around like summat's in your teeth
Ah, there's some aces up your sleeve
Have you no idea that you're in deep
I dreamt about you nearly every night this week
How many secrets can you keep?
'Cause there's this tune I found that makes me think of you somehow
When I play it on repeat
Until I fall asleep
Spilling drinks on my settee
(Do I wanna know?)
If this feeling flows both ways
(Sad to see you go)
Was sorta hoping that you'd stay
(Baby we both know)
That the nights were mainly made for saying
Things that you can't say tomorrow day
Crawlin' back to you
Ever thought of calling when you've had a few?
'Cause I always do
Maybe I'm too busy being yours to fall for somebody new
Now I've thought it through
Crawling back to you
So have you got the guts?
Been wondering if your heart's still open and
If so I wanna know what time it shuts
Simmer down and pucker up
I'm sorry to interrupt it's just I'm constantly
On the cusp of trying to kiss you
I don't know if you feel the same as I do
But we could be together, if you wanted to
(Do I wanna know?)
If this feeling flows both ways
(Sad to see you go)
Was sorta hoping that you'd stay
(Baby we both know)
That the nights were mainly made for saying
Things that you can't say tomorrow day
Crawling back to you
Ever thought of calling when you've had a few? (calling when you've had a few)
'Cause I always do ('cause I always do)
Maybe I'm too busy being yours to fall for somebody new
Now I've thought it through
Crawling back to you, (do I wanna know?)
If this feeling flows both ways
(Sad to see you go)
Was sorta hoping that you'd stay
(Baby we both know)
That the nights were mainly made for saying
Things that you can't say tomorrow day
(Do I wanna know?)
Too busy being yours to fall
(Sad to see you go)
Ever thought of calling darling?
(Do I wanna know)
Do you want me crawling back to you?

jueves, 10 de agosto de 2017

Placebo - My Sweet Prince (canción)


My Sweet Prince
Never thought you'd make me perspire.

Never thought I'd do you the same. 

Never thought I'd fill with desire. 

Never thought I'd feel so ashamed. 

Me and the dragon can chase all the pain away.

So before I end my day, remember... 

My sweet prince, 

you are the one 

My sweet prince 

you are the one 

Never thought I'd have to retire

Never thought I'd have to abstain 

Never thought all this could back fire 

Close up the hole in my vain 

Me and my valuable friend

can fix all the pain away 

So before I end my day 

remember... 

My sweet prince

you are the one 

My sweet prince 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 


Never thought I'd get any higher

Never thought you'd fuck with my brain 

Never thought all this could expire 

Never thought you'd go break the chain 

Me and you baby

still flush all the pain away 

So before I end my day 

remember 

My sweet prince 

you are the one 

My sweet prince 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

you are the one 

My sweet prince 

My sweet prince 




miércoles, 5 de julio de 2017

Oscar Wilde


“Cuando quiero a alguien muchísimo, no digo nunca su nombre a nadie. Es como renunciar a una parte de él. He aprendido a amar en secreto”

viernes, 19 de mayo de 2017

José Ángel Buesa

Desde este mismo instante seremos dos extraños
por estos pocos días, quien sabe cuántos años…
yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido
uno de esos que nadie confiesa haber leído.

Y así mañana, al vernos en la calle, al ocaso,
tú bajaras los ojos y apretarás el paso,
y yo, discretamente, me cambiaré de acera,
o encenderé un cigarro, como si no te viera…

Seremos dos extraños desde este mismo instante
y pasarán los meses, y tendrás otro amante:
y como eres bonita, sentimental y fiel,
quizás, andando el tiempo, te casarás con él.

Y ya, más que un esposo será como un amigo,
aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,
y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,
se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Acaso, cuando llueva, recordarás un día
en que estuvimos juntos y en que también llovía.
Y quizás nunca más te coloques aquel traje
de terciopelo verde, con adornos de encaje.

O harás un gesto mío, tal vez sin darte cuenta,
cuando dobles tu almohada con mano soñolienta.
Y domingo a domingo, cuando vayas a misa,
de tu casa a la iglesia, perderás tu sonrisa.

¿Qué más puedo decirte? Serás la esposa honesta
que abanica al marido cuando ronca la siesta:
y tras fregar los platos y tras tender las camas,
te pasarás las noches sacando crucigramas…

Y así, años y años, hasta que, finalmente,
te morirás un día, como toda la gente.
Y voces que aún no existen sollozarán tu nombre,
y cerrarán tus ojos los hijos de otro hombre.

jueves, 27 de abril de 2017

¿Con qué podría retenerte? Jorge Luis Borges

Te ofrezco esbeltas calles, puestas de sol desesperadas, la luna de suburbios mal cortados.

Te ofrezco la amargura de un hombre que ha mirado largamente la luna solitaria.

Te ofrezco mis ancestros, mis muertos, los fantasmas que los vivos han honrado con bronce: al padre de mi padre que murió en la frontera de Buenos Aires con dos balas que atravesaron sus pulmones, barbado y muerto, a quien amortajaron sus soldados con una piel de vaca; a ese bisabuelo, de la línea materna, que comandó, con veinticuatro años, una ofensiva de trescientos hombres en el Perú, ahora sólo fantasmas sobre monturas desleídas.

Te ofrezco, sea cual fuere, la sapiencia que contengan mis libros, y la hombría y el humor que contenga mi vida.

Te ofrezco la lealtad de un hombre que jamás ha sido leal.

Te ofrezco el núcleo duro de mí mismo que he guardado, de algún modo; el corazón central que no comercia con palabras, no trafica con sueños, y no tocan el tiempo ni el placer ni las adversidades.

Te ofrezco la memoria de una rosa amarilla vista al atardecer algunos años antes de que nacieras.

Te ofrezco explicaciones de vos misma, teorías de vos misma, auténticas y sorprendentes noticias de vos misma.

Te puedo dar mi soledad, mi oscuridad, el hambre de mi corazón; intento sobornarte con incertidumbre, con peligro, con derrota.

sábado, 22 de abril de 2017

We Can Hurt Together. SIA


We Can Hurt Together
You say you are fine
But I see behind, behind those eyes
You play a game
By the wretched rule
But you cheat yourself

There ain't nothing you can
Say that would scare me away
I've got history too
And it's never too late
To share a secret today
I'll reciprocate
Baby, I got you

So hurt with me, I'll hurt with you
Baby you know we can hurt together
I've been where you've been,
I've seen what you've seen
So hurt with me, we can hurt together
Come hurt with me, come hurt with me
Come hurt with me, come hurt with me

Someday you'll taste the freedom
And relief of a trouble shared
Oh oh, today I'm here loving,
You can confide in me

There ain't nothing you can
Say that would scare me away
I've got history too
And it's never too late
To share a secret today
I'll reciprocate baby, I got you

So hurt with me, I'll hurt with you
Baby you know we can hurt together
I've been where you've been,
I've seen what you've seen
So hurt with me, we can hurt together
Come hurt with me, come hurt with me
Come hurt with me, come hurt with me

miércoles, 12 de abril de 2017

El principito. Antoine de Sainte-Exupéry

"¡Ah, principito! Así, poco a poco comprendí tu pequeña vida melancólica. Durante mucho tiepo tu única distracción fue la suavidad de las puestas del sol. Me enteré de este nuevo detalle, en la mañana del cuarto día, cuando me dijiste:
-Me encantan las puestas de sol. Vamos a ver una puesta de sol…
-Pero tenemos que esperar…
-Esperar a que el sol se ponga.
Al principio pareciste muy sorprendido: luego, te reíste de ti mismo. Y me dijiste:
-¡Me creo siempre en mi casa!
En efecto. Todo el mundo sabe que cuando es mediodía en los Estados Unidos el sol se pone en Francia. Bastaría poder ir a Francia en un minuto para asistir a la puesta del sol. Desgraciadamente, Francia está demasiado lejos. Pero sobre tu pequeño planeta te bastaba mover tu silla algunos pasos. Y contemplabas el crepúsculo cada vez que lo querías.
-Un día, vi ponerse el sol cuarenta y tres veces.
Y poco después agregaste:

-¿Sabes?... Cuando uno está veraderamente triste son agradables las puestas de sol…
-¿Estabas, pues, verdaderamente triste el día de las cuarenta y tres veces?
El principito no respondió."

martes, 11 de abril de 2017

Bienvenida. Mario Benedetti

Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente más linda
ni más fuerte
ni más dócil
ni más cauta
tan sólo que vas a llegar distinta
como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también
quizá porque sabes
como te pienso y te enumero

despues de todo la nostalgia existe
aunque no lloremos en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor
ni bajo el cielo opaco

yo nostalgio
tú nostalgias
y como me revienta que él nostalgie

tu rostro es la vanguardia
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros

no olvides que tu rostro
me mira como pueblo
sonríe y rabia y canta
como pueblo
y eso te da una lumbre
inapagable

ahora no tengo dudas
vas a llegar distinta y con señales
con nuevas
con hondura
con franqueza

sé que voy a quererte sin preguntas
sé que vas a quererme sin respuestas

sábado, 18 de marzo de 2017

Roberto Bolaño

…y entonces supe que todo estaba bien, que podía partir. Que todo estaba mal, que podía partir. Que todo era una pena, que podía partir.

lunes, 13 de marzo de 2017

domingo, 12 de marzo de 2017

Volver. Gardel



-VOLVER-
Yo adivino el parpadeo 
de las luces que a lo lejos 
van marcando mi retorno. 

Son las mismas que alumbraron 
con sus pálidos reflejos 
hondas horas de dolor. 

Y aunque no quise el regreso 
siempre se vuelve 
al primer amor. 

La vieja calle 
donde me cobijo 
tuya es su vida 
tuyo es su querer. 

Bajo el burlón 
mirar de las estrellas 
que con indiferencia 
hoy me ven volver. 


Volver 
con la frente marchita 
las nieves del tiempo 
platearon mi sien. 

Sentir 
que es un soplo la vida 
que veinte años no es nada 
que febril la mirada 
errante en las sombras 
te busca y te nombra. 

Vivir 
con el alma aferrada 
a un dulce recuerdo 
que lloro otra vez. 

Tengo miedo del encuentro 
con el pasado que vuelve 
a enfrentarse con mi vida. 

Tengo miedo de las noches 
que pobladas de recuerdos 
encadenen mi soñar. 

Pero el viajero que huye 
tarde o temprano 
detiene su andar. 

Y aunque el olvido 
que todo destruye 
haya matado mi vieja ilusión, 

guardo escondida 
una esperanza humilde 
que es toda la fortuna 
de mi corazón. 

Volver 
con la frente marchita 
las nieves del tiempo 
platearon mi sien. 

Sentir 
que es un soplo la vida 
que veinte años no es nada 
que febril la mirada 
errante en las sombras 
te busca y te nombra. 

Vivir 
con el alma aferrada 
a un dulce recuerdo 
que lloro otra vez.

lunes, 27 de febrero de 2017

Lalaland

City of stars
Are you shining just for me?
City of stars
There's so much that I can't see
Who knows?
I felt it from the first embrace I shared with you
That now our dreams
They've finally come true
City of stars
Just one thing everybody wants
There in the bars
And through the smokescreen of the crowded restaurants
It's love
Yes, all we're looking for is love from someone else
A rush
A glance
A touch
A dance
A look in somebody's eyes
To light up the skies
To open the world and send it reeling
A voice that says, I'll be here
And you'll be alright
I don't care if I know
Just where I will go
'Cause all that I need is this crazy feeling
A rat-tat-tat on my heart
Think I want it to stay
City of stars
Are you shining just for me?
City of stars
You never shined so brightly

martes, 14 de febrero de 2017

Son de mar

"Si una fuerza prematura se lleva en tí una parte de mi alma,
que hago yo que soy la otra, la menos amada.

Un día mismo atraerá a ambos la
ruina.

A donde quiera me precedas, los dos iremos caminantes dispuestos a hacer juntos el viaje sin retorno".

domingo, 5 de febrero de 2017

Charles Dickens

Deja que en mi desordenada y extraviada vida me lleve el recuerdo de que fuiste la última persona del mundo a quien he abierto mi corazón.

lunes, 23 de enero de 2017

Jack Kerouac

I came to a point where I needed solitude and just stop the machine of ‘thinking’ and ‘enjoying’ what they call ‘living’, I just wanted to lie in the grass and look at the clouds.


jueves, 19 de enero de 2017

Nieve



En estos días, he estado pensando en la primera vez que vi la nieve, como decía el libro: "el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".


El caso es que me ha dado por pensar en aquel día, recuerdo que hice esperar a mi madre en el coche y corrí para recoger un poco de nieve y guardarla en el congelador (nunca se sabe cuando vas a necesitarla) .


No es una gran historia, lo sé, pero me hace pensar que quizá lo que creía que se había roto en mi cabeza con los años, ya venía roto de serie.

DAM 

miércoles, 18 de enero de 2017